Cuidar tu cuerpo antes y después del deporte: el calentamiento y los estiramientos

Hacer ejercicio es una necesidad vital. Desde edades tempranas nos enseñan que el deporte debe formar parte de nuestra rutina diaria. Por ello, desde nuestros inicios en la Copa COVAP te invitamos a disfrutar de las múltiples ventajas que nos aporta la actividad física, como son la prevención de la obesidad, la mejora del sueño, la socialización, el bienestar mental o la adquisición de rutinas saludables. Pero para estar en plena forma con total seguridad, debes seguir unas pautas para evitar que un ejercicio mal ejecutado se convierta en un problema. Por ello, hoy queremos hablarte de la importancia del calentamiento y los estiramientos.

El calentamiento consta de activación cardiovascular, movilidad articular y estiramientos para favorecer la práctica deportiva.

Desde la educación primaria, tanto profesores como entrenadores hacen hincapié en lo fundamental de realizar un adecuado acondicionamiento muscular. Durante este intervalo, el cuerpo se prepara ante la actividad física y se estimula la circulación, la amplitud de movimientos y la flexibilidad muscular. Un calentamiento completo consta de tres fases: la cardiovascular, la movilidad articular y los estiramientos. Gracias a divertidos juegos y actividades para su puesta en marcha, con ellas se alcanza una mayor motricidad, una mejora de la concentración y una elevación de la temperatura corporal. Es conveniente saber que los estiramientos en el calentamiento han de practicarse siempre después de la activación cardiovascular y no han de durar mucho para evitar sobrecargas o tensiones previas al ejercicio.

Tras el ejercicio físico es importante estirar los músculos para evitar agujetas, dolores o calambres.

Aunque todos conocemos la importancia de calentar y estirar antes del deporte, hay jugadores que no prestan la atención suficiente a los estiramientos posteriores, lo cual es un error ya que estos son la forma más segura de evitar agujetas, dolores y calambres. Durante esta etapa se ha de mantener cada músculo estirado sobre unos 20 segundos y sin forzarlo, realizando una tarea de elongación para que todos vuelvan a su estado pasivo. También se han de acompañar de un control de la respiración para volver a un ritmo relajado de manera progresiva e inducir al descanso.

Recuerda que en el deporte no sirven las excusas, por lo que estirar antes y después de cada sesión deportiva será la mejor forma de reducir las posibilidades de padecer temidas lesiones y un cansancio extremo que impidan disfrutar de otro día de ejercicio saludable.

Desde la sexta edición de la Copa COVAP esperamos que este post te haya sido útil para comprender un poco más la importancia de calentar y estirar antes y después del ejercicio. ¡Esperamos que lo pongas en práctica en nuestras sedes provinciales y nos cuentes tu rutina de ejercicios en nuestro Twitter, Facebook o Instagram! ¡Te esperamos en la sexta Copa COVAP!