Así vivieron los familiares la final de la sexta Copa COVAP

Emoción, orgullo, diversión y una experiencia inolvidable. Estos fueron los comentarios más sonados y repetidos por los padres y madres de los participantes el pasado fin de semana en la fase final de la sexta edición de la Copa COVAP, en el municipio gaditano de San Fernando. Una vez más, el deporte y los hábitos de vida saludables estuvieron presentes en unas jornadas que acogió la Ciudad Deportiva de Bahía Sur, las instalaciones deportivas de esta localidad, donde se congregaron más de mil personas para presenciar sobre el terreno de juego y sus inmediaciones la deportividad y el espíritu solidario que derrocharon los niños y niñas de los equipos ganadores de las distintas sedes provinciales andaluzas.

Las ganas de divertirse no pasaron desapercibidas durante la gran final de la Copa COVAP.

Familiares y allegados se marcharon con un gran sabor de boca tras la conclusión de esta sexta edición de la iniciativa deportiva y educativa de COVAP, poniendo en valor el trabajo de la organización y la atención prestada en todo momento. Música, partidos y actividades lúdicas amenizaron todo un fin de semana que quedará en la memoria de muchos asistentes. En este sentido, la mayoría de los asistentes animaron a seguir adelante con este proyecto que fomenta valores fundamentales para el crecimiento y desarrollo personal de los niños y niñas, además de mostrar su deseo de ver participar una vez más a sus hijos e hijas en futuras ediciones.

Del mismo modo, calificaron la gran final como “dos días emocionantes”, gracias a que pudieron ver a sus hijos durante los partidos o aprovechaban los descansos para disfrutar de las diferentes actividades lúdico-deportivas que caracterizan a esta campaña, como el reparto de frutas para fomentar una dieta equilibrada y saludable o el área ‘¡Muévete con COVAP!’. Una experiencia de convivencia “muy bonita” en la que tuvieron la oportunidad de presenciar el esfuerzo de sus hijos, dando la mejor versión de ellos mismos, o el reflejo de unos valores deportivos proyectados en el respeto que cada jugador mostraba hacia sus compañeros y rivales del equipo contrario.

Además del orgullo que sentían por sus hijos, los valores que se han inculcado en esta edición también fueron positivos.

La experiencia fue enriquecedora para otros muchos al permitir a los niños y niñas de diferentes provincias “conocerse y trabajar conjuntamente en el campo en un afán de superación del que todos han participado”. Y es que no hay que olvidar que la Copa COVAP ha hecho hincapié en cada sede provincial en fomentar la solidaridad y el compañerismo, así como la deportividad y el juego limpio, principios que los 24 equipos integrantes de la fase final supieron transmitir durante el pasado fin de semana en cada uno de los encuentros que disputaron.

El ambiente también fue algo a resaltar por los padres y madres. La cordialidad y las ganas de pasarlo bien fueron la tónica habitual tanto el sábado como el domingo. “Para ellos, estar en la final ya es un gran logro”, aseguraba uno de los padres. Este tipo de comentarios encierran un significado importante porque demuestran que los asistentes y jugadores vinieron únicamente a divertirse independientemente de los resultados, lo que evidencia el aprendizaje de todo lo que la Copa COVAP ha pretendido transmitir este año.

Los padres destacaron la importancia de iniciativas como la Copa COVAP por tratarse de una experiencia enriquecedora para los niños y niñas.

La actitud de los equipos, otra de las bondades de esta campaña. Para los padres ha sido inolvidable porque además de los buenos momentos vividos, el “enriquecimiento personal” que ha aportado “es fundamental”. Las ganas de hacer deporte no descendieron ni un ápice.

Diversión a raudales

“El fin de semana ha sido muy divertido”. Quizá otra de las declaraciones más repetidas durante la gran final de la Copa COVAP, acompañadas de elogios debido a la oportunidad que una iniciativa como esta ha brindado a muchas personas a la hora de conocer otros lugares, aprender sobre alimentación, gestionar la autoestima y por poner en contacto a niños y niñas para compartir cosas en común como el deporte. “Estos valores que transmite COVAP se van fomentando y calan en la educación y crecimiento de los niños, algo que nos enriquece como padres y como personas”, afirmaba uno de los progenitores.

La inauguración de la final de la Copa COVAP fue uno de los momentos más emblemáticos y emocionantes.

En definitiva, una experiencia positiva, divertida, enriquecedora e inolvidable que muchos sueñan ya con poder repetir dentro de poco. ¡La cuenta atrás ya está en marcha!