Tres recetas sencillas con las que refrescar los meses de verano

La época estival es uno de esos periodos en los que no pueden faltar alimentos frescos y con alto contenido en agua, fundamentales para nuestro organismo porque aportan los elementos necesarios que este necesita para así estar perfectamente hidratados y evitar las consecuencias que pueden provocar las elevadas temperaturas. Desde la Copa COVAP se conciencia diariamente a niños, niñas, padres y madres, de la importancia de una alimentación sana y equilibrada que contribuya al buen desarrollo y crecimiento.

Pero el verano también es sinónimo de relajación y diversión, un tiempo propicio para darse un respiro sin excesos. Por ejemplo, practicar deporte con más calma e incorporar a la dieta otros alimentos que por su color, textura y sabor resultan muy atractivos para los más pequeños. Batidos, helados y tartas son los productos estrella en estas fechas y un buen complemento tras el almuerzo o la cena, siempre y cuando se tomen con moderación.

Por este motivo, y para amenizar estos días, destacamos tres recetas interesantes y fáciles de elaborar en las que no faltan componentes tan esenciales como los lácteos, es decir, productos que se elaboran a partir de la leche de vaca, oveja o cabra y que permiten confeccionar otros alimentos como quesos, yogures y derivados.

Los lácteos pueden ser un gran elemento para elaborar recetas sencillas y nutritivas

Los productos lácteos son fuentes de proteínas, lípidos y glúcidos primordialmente, aunque también aportan una buena dosis de calcio y potasio. Además, la leche proporciona vitaminas (A y D) y minerales como el calcio, así como nutrientes que intervienen en la formación de huesos y dientes.

Yogur helado

El helado de yogur se ha vuelto muy popular en la última década, ya que es una de las recetas para niños más fáciles de hacer. Una de las ventajas de este postre es que su sabor suave y su textura cremosa encajan a la perfección con alguna fruta como acompañamiento, contribuyendo a que los niños y niñas tomen una merienda deliciosa. A continuación, os enseñamos cómo preparar este rico postre al que podemos añadir sirope de chocolate o caramelo.

Ingredientes:

  • 2 yogures griegos o naturales.
  • 250 ml. de nata para montar.
  • 75 gramos de azúcar.

Elaboración:

  1. En primer lugar, hay que batir la nata y, acto seguido, los yogures con el azúcar.
  2. Tras combinar ambas mezclas y conseguir un resultado uniforme, solo hay que colocarlo en la nevera durante unas horas para que se enfríe.
  3. Si no dispones de heladera, puedes verter la mezcla en un molde plano de metal antes de introducirla en el congelador.

Tarta de queso

La tarta de queso es bastante común y uno de los pasteles más antiguos que se conocen. Se prepara con diferentes tipos de leche según la zona en la que nos encontremos y, como curiosidad dentro del ámbito deportivo, el primer registro que menciona este producto data del año 4.000 a. C., aunque se populariza gracias al político romano Catón el Viejo cuando lo incorpora a uno de sus libros (De Agricultura), muy famoso y leído durante los Juegos Olímpicos griegos.

Ingredientes:

  • 1 yogur natural.
  • 1 vaso de leche.
  • 125 gramos de harina.
  • 125 gramos de azúcar.
  • 4 huevos.
  • 200 ml. de nata líquida.
  • 1 tarrina de queso natural.

Preparación:

  1. Introducimos todos los ingredientes en un bol y mezclarlos con la batidora hasta conseguir una mezcla homogénea.
  2. Untamos mantequilla en un molde para que la tarta no se pegue ni se rompa. A continuación, volcamos toda la masa en él sin llenarlo del todo.
  3. Horneamos a 180 ºC – 200 ºC entre 45-60 minutos aproximadamente. Por último, sacamos la tarta y la dejamos enfriar.
  4. ¡Listo para servir y degustar!

Smoothie de fresa y plátano

El postre por excelencia del periodo estival. El batido es una manera distinta y rica de introducir la fruta en la dieta infantil, así como una forma también de incorporar calcio para conservar la masa ósea y prevenir la desmineralización de los huesos, evitando problemas como la osteoporosis y fracturas. Por eso, los batidos ayudan a completar el aporte diario de lácteos que, según muchos expertos, asciende a 4 raciones.

En este sentido, el smoothie se ha convertido en la bebida más típica, ofreciendo una variedad inimaginable de sabores. Se trata de una combinación cremosa, preparada a base de trozos y/o zumo de frutas, mezclada con lácteos, hielo o helado, por lo que tiene una consistencia más densa que la de los batidos tradicionales.

Ingredientes:

  • 150 gramos de plátano.
  • 150 gramos de fresas.
  • 500 ml. de leche.
  • 2 galletas.
  • 60 gramos de azúcar.

Elaboración:

  1. Troceamos las fresas y el plátano y, junto a la leche, lo mezclamos todo en una batidora.
  2. El segundo paso consiste en agregar a la mezcla anterior las galletas y batir una vez más.
  3. Puedes decorar  tu smoothie con nata o sirope de fresa en la base y paredes de la copa en la que vayas a servirlo.

Este verano promete ser diferente con estos tres postres a base de leche o productos lácteos que constituyen el grupo de alimentos más completo y equilibrado para los niños, pues aportan cantidades importantes de proteínas de calidad biológica elevada, lactosa y grasa, así como fuentes de energía y muchos minerales y vitaminas. Además, vienen perfectos para disfrutar de una merienda deliciosa y, cómo no, refrescar un verano caluroso.

By | 2018-07-18T09:23:30+00:00 julio 18th, 2018|Categories: Consejos saludables|Tags: , , , , , , , , , , , |0 Comments