Lilí Álvarez, la española pionera en el deporte internacional

La Copa COVAP es una iniciativa deportiva y educativa que apuesta por el deporte igualitario, por lo que destacar el papel femenino en las diferentes modalidades deportivas es una necesidad para crear conciencia sobre el alto nivel y la calidad de muchas mujeres en el mundo del deporte. Son muchas las profesionales que han llegado lejos y han tenido un peso relevante, por lo que sus hazañas y méritos no pueden quedar en el olvido si queremos apostar por actividades deportivas inclusivas.

Por ello, vamos a realizar un recorrido por la trayectoria deportiva de uno de los casos más ilustres, el de Elia María González-Álvarez, más conocida como Lilí Álvarez, la primera tenista española en alcanzar la categoría de internacional gracias al tenis y Wimbledon.

Una apasionada del deporte

Nacida en Roma en 1905 y de familia aristócrata, desarrolló una pasión por los deportes que la llevaron a practicar esquí y patinaje sobre hielo. Ya apuntaba maneras porque con 16 años ganó la Medalla de Oro Internacional de Patinaje y más tarde, en 1940, logró alzarse con el Campeonato de España de Esquí. Parecía que el deporte no se le daba mal, pero donde verdaderamente destacó fue en el tenis.

Lilí Álvarez

Una de sus primeras apariciones, aunque pasó desapercibida, se dio en los Juegos Olímpicos de París de 1924, junto a Rosa Torras (tenista española campeona de España en nueve ocasiones), siendo ambas las primeras mujeres españolas en acudir a esta competición. Sin embargo, habría que esperar un par de años para que Lilí Álvarez alcanzara la fama, concretamente cuando participó en Wimbledon, donde llegó a disputar la final contra la inglesa Kitty McKane. Los años 1927 y 1928 también fueron importantes porque, a pesar de no conseguir la victoria, logró estar en tres finales consecutivas de Wimbledon, hito que no había conseguido por aquel entonces ningún deportista español.

Ya en 1929, la tenista participó en el Campeonato de España, un torneo que ganó con mucha facilidad. Por otro lado, a su participación en tres finales en el abierto de Reino Unido, hay que sumarle el Roland Garros, una etapa también muy importante, ya que en él quedó semifinalista en los años 1930, 31, 36 y 37, así como campeona de dobles femeninos en 1929 con Kea Bouman y finalista de mixtos en 1927 con Bil Tilden. No hay que olvidar tampoco otra hazaña de especial relevancia cuando en 1930 se hizo con el torneo de Roma, una victoria que no lograría ninguna otra tenista española hasta 1993 con Conchita Martínez.

En los torneos franceses de tierra batida tuvo una actuación formidable y campeonatos como Montecarlo, Niza o Cannes fueron habituales en su palmarés en la década de los 20 y principios de los 30. En Inglaterra, se hizo en 1926 con el torneo de Beckenham, derrotando a la octocampeona del Abierto de EEUU Molla Mallory.

El Campeonato de Wimbledon es un torneo de tenis que se lleva a cabo en junio/julio en la localidad inglesa del mismo nombre desde el año 1877

En su trayectoria profesional, Lilí Álvarez ganó 40 torneos individuales y venció a grandes jugadoras de la época como Suzanne Lenglen o Lucia Valerio. El diario Daily Mail londinense la consideró una de las diez mejores jugadoras de tenis desde 1926 hasta 1931. Por otro lado, recibió la Medalla de Oro al Mérito Deportivo, aunque falleció y la recogió su familia a título póstumo. Su papel y prestigio en el mundo del deporte han hecho que desde 2017 el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades de España, en colaboración con el Consejo Superior de Deportes, convoque el Premio Lilí Álvarez de periodismo deportivo, ya que, entre otras facetas, la tenista también ejerció como periodista profesional y escribió varios libros.

By | 2020-11-06T09:46:01+00:00 noviembre 6th, 2020|Categories: Noticias|Tags: , , , , , , , , |0 Comments